Protocolo PREXOR “Medidas de Ingeniería”

Protocolo PREXOR “Medidas de Ingeniería”

La hipoacusia o pérdida de la capacidad auditiva, es una enfermedad que en su mayoría afecta a personas  que trabajan en la industria y la construcción y que están expuestos a ruidos sobre los 85 decibeles, en una jornada diaria de ocho horas y sin una protección auditiva adecuada. Al pasar el tiempo en las mismas condiciones, el trabajador puede tener problemas de rendimiento e incluso terminar siendo inhabilitado para ejercer su labor. Es una enfermedad indolora, que en su mayoría se desarrolla en el largo plazo, es decir, no notamos la disminución de nuestra audición y debe diagnosticarse mediante la aplicación de audiometrías.

Los empleadores son los responsables de las condiciones laborales de sus trabajadores, por lo que las empresas que tengan áreas de trabajo con exposición al ruido deben tener un programa de vigilancia ambiental y de salud regido con las normas del Protocolo de Exposición Ocupacional a Ruido (PREXOR), de lo contrario se pueden exponer a graves multas por parte de los organismos de salud.

Dentro de este protocolo se definen:

  • Medidas de Protección Personal, que tiene que ver con la implementación de protectores auditivos; 
  • Medidas Administrativas, que tienen que ver con implementar señaléticas, planes de seguimiento, mantención de equipos, manejar turnos de trabajo; y 
  • Medidas de Ingeniería que tratan de insonorizar las máquinas y equipos que están emitiendo mayor cantidad de ruido e incrementa la dosis del trabajador.

Sobre estas últimas medidas de ingeniería en control de ruido, siempre surgen dudas en cuanto a la factibilidad técnica de implementarlas, dudas de cómo van a afectar la productividad de la máquina, o si representa un riesgo a la seguridad de los trabajadores, muchas veces el espacio es muy reducido como para intervenir con medidas o entorpece las labores de mantención de las máquinas o equipos. Aquí es muy importante el papel de las empresas de ingeniería acústica, son el tipo de profesional que ayudan a establecer los parámetros de diseño que garanticen el fiel cumplimiento de los objetivos, que pueda coordinar las distintas especialidades que puedan tener una opinión sobre la intervención de un equipo, el experto de prevención, el experto de seguridad, el jefe de planta o faena, el encargado de mantención, en resumen se deben satisfacer requisitos no sólo acústicos, es un trabajo integral, y los productos acústicos suelen ser los mismos, puertas acústicas, paneles acústicos, silenciadores splitter, celosías louver, cabinas de insonorización, la ingeniería está en saber calcularlos, dimensionarlos y asegurar su efectividad.

Ruido y Vibraciones en edificios residenciales

Ruido y Vibraciones en edificios residenciales

por Ronnie Bassili Gálvez

Es frecuente para nosotros recibir llamados de propietarios de departamentos, o del área de post venta de  las inmobiliarias, con reclamos por ruidos molestos provenientes del funcionamiento del mismo edificio. Sabemos que el precio de las propiedades no es para nada moderado, por lo que la exigencia de calidad de vida y confort a la hora del descanso, es bastante alta, y más aún tomando en cuenta que la mayoría compra una propiedad pensando en vivir un largo plazo, sino pensando en la vivienda definitiva para toda la vida.

Muchos de los problemas que se presentan tienen fácil solución en la etapa de diseño y construcción del edificio, sin embargo se vuelven más complejos cuando ya está todo instalado y como decimos en buen chileno “hay que entrar a picar”. También siempre se tiende a pensar que si es problema de ruido entonces la transmisión es vía aérea, que el ruido anda en el aire, sin embargo nadie pone atención al tipo de transmisión por vibración estructural, y que a nuestro juicio, es la principal en estos casos. 

Veamos cuales son los casos más típicos…

 

“Parece como si se encendieran cien calefon a la vez”

Esta frase se vuelve común en propietarios que compraron su departamento en el último piso pensando en escapar del bullicio de las calles de la ciudad, sin embargo no se percataron que su dormitorio está justo debajo de la sala de calderas, la cual entre 6:00 y 6:30 de la mañana, se enciende abruptamente causando un impacto en el vecino de abajo, justo cuando todos comienzan su rutina mañanera con una reconfortante ducha de agua caliente.

Este tipo de ruido es solamente transmisión por vibraciones, ya que entre esta sala y el departamento no existen vías aéreas de conexión. No es raro encontrarnos con instalaciones insuficientes en la mitigación de vibraciones o incluso donde no se consideró ningún elemento antivibratorio entre el equipo y la losa.

 

Muchos de los que viven en los últimos pisos también tienen problemas de ruido proveniente de la sala de máquinas de ascensores y la caja de contactores que es un tema recurrente también en las horas peak cuando todos en el edificio salen a sus labores diarias en la mañana y luego vuelve en la tarde.

 

“Cuando estoy en la cocina o en el baño, escucho las conversaciones de otros departamentos”

Todos los edificios poseen shaft de ventilación donde se conectan todo tipo de extractores de aire, sin embargo, estos también actúan como caja de resonancia y vía de transmisión de cualquier onda sonora que ingrese en el ducto, es así como si dos personas se encuentran conversando en la cocina, es muy probable que si el vecino de arriba se encuentra también en su cocina, escuche la conversación o al menos un tipo de murmullo.

Este caso sí representa un tipo de transmisión aérea de ruido y que puede tener una simple solución en su etapa de construcción, con un revestimiento interior de material fonoabsorbente del tipo espuma de poliuretano o lana de vidrio.

 

“ En las mañanas me despierta un zumbido y en la noche no me deja dormir”

Este caso ocurre generalmente en los primeros pisos de los edificios, la última vez que recuerdo fue un piso 2, donde el propietario estaba realmente desconcertado ya que no imaginaba desde donde podía venir el ruido, sin embargo nosotros sí sabíamos donde ir, se trataba de la sala de bombas impulsoras de agua que se ubicaba en el piso -2 del edificio, ¡había dos pisos entre la fuente y el receptor!, nuevamente, como el mismo caso de las calderas, estábamos frente a un caso de transmisión por vibraciones, montaje de equipos con antivibratorios insuficientes y pasadas de ductos de agua a través de los muros sin separación de la estructura, si a eso le sumamos la proximidad a elementos estructurales del edificio, claro que tenemos una transmisión en esa vía, es muy probable que si hubiésemos hecho un estudio en los demás departamentos de esa línea, nos habríamos encontrado con que el problema llegaba hasta más arriba, probablemente piso 4, sin embargo como el grado de molestia que produce el ruido es subjetivo, era el vecino del piso 2 a quien le interfirió en sus horas de descanso.

El llamado es a ambos actores de la problemática, tanto a los propietarios, a informarse bien antes de realizar su compra, como a las inmobiliarias a tomar acciones preventivas en la etapa de construcción del edificio, ya que luego, tener que remover los equipos con toda su ductería para poder instalar los dispositivos antivibratorios, requiere de muchos más recursos y otro tipo de contratistas que se encarguen de desinstalar y reinstalar los equipos.

Nuestros servicios de asesoría en mediciones de ruido y vibración, etapas de diseño y desarrollo de soluciones y nuestros productos de medidas de control, ayudan a conciliar estos dos actores del problema, haciendo propietarios más felices con su nueva inversión y áreas de post venta en las inmobiliarias, con menor índice de reclamos por este tipo. Claramente nosotros lo vemos como un plus inmobiliario en el ofrecimiento de calidad de vida y confort acústico a la hora del descanso.

 

Ruido e industria ¿qué hacer para mitigarlo?

Ruido e industria ¿qué hacer para mitigarlo?

por Ronnie Bassili Gálvez

Es innegable el avance tecnológico y los beneficios sociales que trae para un país el crecimiento de la industria y la producción local, sin embargo, en este siglo, ya no sólo vale tener una producción eficaz, sino que también una producción limpia y respetuosa con su entorno. Es así como la industria se tiene que valer de asesores y consultores que midan y propongan las medidas de mitigación necesarias para los contaminantes que correspondan, ya sea para controlar la emisión de ruido hacia el medio ambiente (DS 38 del Ministerio del Medio Ambiente).

En cuanto a ruido, la industria se debe ocupar tanto de la emisión de ruido ambiental (hacia sus vecinos más cercanos), como ocupacional (hacia sus propios trabajadores), y para regular eso, en Chile existen dos normas, el DS 38 del Ministerio del Medio Ambiente y el DS 594 del Ministerio de Salud. Ambas normas son fiscalizadas, y cuando existen brechas entre lo medido y lo permitido, es cuando entramos en acción, estableciendo de inmediato con el cliente, un compromiso de éxito en la implementación de medidas de control de ruido enfocadas al cumplimiento de la norma.

Sabemos por entradas anteriores, que las consecuencias a la exposición de ruido son estrés, irritabilidad, alteración del sueño, baja en la concentración y productividad, también hemos hablado de que es un contaminante invisible, que no deja residuos, y que sus efectos se pueden apreciar en el largo plazo.

La manera de abordar estos problemas de emisión de ruido, tiene básicamente tres momentos excluyentes entre si:
1. Insonorizar la fuente de ruido
2. Interponer elementos de aislación y/o absorción sonora en el recorrido que hace la onda sonora entre fuente y receptor
3. Insonorizar el lugar del receptor del ruido emitido

 

Veamos de que trata cada una:

1. Insonorización de fuentes de ruido
La mayoría de las maquinarias industriales pueden ser insonorizadas mediante un cierre acústico, los pro de esto es que se elimina la fuente de ruido dentro del paisaje acústico y sugiere una mejora tanto ambiental como ocupacional. Los contra muchas veces pueden ser factores que no tienen que ver con lo acústico como son seguridad, funcionalidad del equipo, productividad o muchas veces que el espacio para trabajar en torno a la fuente es demasiado limitado. Todo lo citado anteriormente se puede solucionar con un buen planteamiento de ingeniería y con un trabajo integral de todos quienes componen un equipo de trabajo industrial, desde el trabajador hasta el jefe de planta pasando por encargados de prevención y mantención.

2. Interponer elementos acústicos en el recorrido que hace la onda sonora
Esto puede ser un objeto contundente que contenga el sonido como las barreras acústicas o elementos de absorción sonora como baffles colgantes o productos de acondicionamiento adosados a los techos y paredes del recinto. El gran pro de esto es que no se interviene la máquina que es un alivio muchas veces para los dueños de los equipos por los mismos factores de seguridad y productividad vistos en el punto anterior. Los contra que puede tener es que tienen un menor impacto de reducción de ruido, que aislar la fuente sonora, esto va a tener que ver mucho con la cantidad de metros cuadrados de producto instalado y la cercanía con la fuente emisora de ruido. La eficacia de estos elementos puede ser proyectada previamente mediante un estudio acústico.

3. Insonorizar el lugar del receptor del ruido emitido
Para el caso de ruido ambiental esto es bastante improbable ya que sería intervenir “la casa del vecino” y eso no ocurre en la práctica, pero si lo podemos aplicar y entender para el caso de ruido laboral, creando cabinas acústicas para operadores de maquinarias o zonas de descanso acústico donde los trabajadores puedan descansar y bajar la dosis diaria de exposición al ruido. Los pro son nuevamente que no se interviene la máquina y como contra se puede decir que para que funcione, debe haber también un cambio cultural y de generar conciencia en los trabajadores y supervisores en que se usen las zonas de descanso auditivo.

Cual sea la solución que se aplique, los resultados pueden ser pre visualizados mediante modelos de propagación sonora y estudios acústicos. El control de ruido no es una “fórmula mágica” que sea aplicable a todos los casos por igual, por eso hablamos de asesoría y consultoría y es por eso que en Cibel nos interesa ser un partner de nuestros clientes en la gestión eficaz de las emisiones de ruido aunando criterios técnicos, normativos y de costos.

Suscríbete para estar al día de nuestros descuentos y novedades!

Suscríbete a nuestro newsletter
y recibirás novedades y ofertas de tu interés

Gracias!